Nacho Duato y la nueva gestión cultural pública en España

Nacho_Duato

Después de 20 años, Nacho Duato deja la Compañía Nacional de Danza

“Que 20 años no es nada …” dice la letra del tango y lo dice también Nacho Duato como despedida de su puesto de dirección de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CND). Esta percepción del escaso tiempo al frente de la dirección de la CND le ha provocado un estado de perenne enfado y de agravio ante lo que parece un, llamémosle, despido injustificado.

En realidad la salida de Duato de la CND no es más que la consecuencia del proceso que con toda legitimidad iniciaron colectivos de artistas (en este caso artistas visuales) para establecer “buenas prácticas” y “códigos éticos” en la gestión de los centros artísticos de titularidad públicos. Sin lugar a dudas Duato es un coreógrafo importante de un alto nivel artístico, su único problema es haberse mantenido en una situación de privilegio respecto a otros profesionales de la danza del mismo nivel que él durante 20 años.

Staatsballet Berlin

Con el nuevo estatuto, difícilmente coreógrafos extranjeros podrán dirigir la CND

Afortunadamente van normalizándose en España funcionamientos que hasta hace muy poco eran impensables en la gestión de las entidades culturales públicas. La presentación hace tres años del “Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Artes Contemporáneo” promovido por las Asociaciones de Artistas Visuales constituyo el inicio de un periodo de revisión de las políticas de contratación de la dirección de los centros y de aproximación a una gestión transparente de los mismos. No todas las administraciones públicas lo han ido adaptando, pero algunas sí, y el INAEM es uno de los casos.

Las buenas prácticas recomiendan lo más elemental y de puro sentido común en una gestión donde se quiera favorecer el mérito y la eficiencia por encima del acomodamiento o el clientelismo. Así, recomienda concursos públicos, abiertos y transparentes en base a proyectos artísticos y de gestión, para la dirección de los centros. También promueve órganos colegiados de gobierno en donde la administración titular no tenga que estar en mayoría y donde la presencia de la sociedad civil y de expertos del sector mantengan una proporción considerable.

Centro Dramático Nacional

¿Se aplicará algún día el Documento de Buenas Prácticas a todos los teatros de titularidad pública?

La presentación del “Estatuto de la Compañía Nacional de Danza”, sin duda es un paso adelante hacía una gestión de la cultura abierta, democrática y con visión para obtener resultados artísticos de calado. En el se recogen puntos como “la selección del Director de la CND se llevará a cabo mediante un proceso abierto y transparente” o “los candidatos deberán presentar un proyecto artístico”. Además, la duración del contrato se fija en 5 años ampliables a 3 más. Juntamente al Estatuto ha aparecido también las “Bases para el Concurso de la Dirección Artística de la Compañía Nacional de Danza” lo que significa que el proceso ya ha empezado.

Sin duda sería un avance ver al frente de la CND por periodos de 5 años a coreógrafos y coreógrafas que llevan muchos tiempo luchando duro por hacerse un lugar en la danza, empresarios a su pesar y eternos sufridores de la solicitud de subvención anual, último y necesario recurso para mantener sus estructuras vivas un añito más.

Anuncios