Valores de la Internacionalización de las Artes Escénicas

Esta son las razones por las que es necesario para las compañías, artistas, operadores culturales, estructuras e instituciones públicas vinculadas a las artes escénicas dar prioridad a las relaciones internacionales.

  • Favorecen el desarrollo profesional de artistas y operadores culturales
  • Permiten descubrir los nuevos desarrollos artísticos en el mundo
  • Desarrollan los trabajos y las prácticas artísticas propias a partir de confrontarlas con otras realidades sociales, artísticas y culturales
  • Ayudan a obtener nuevas fuentes de ingresos y trabajo para artistas y compañías
  • Complementan la agenda de representaciones locales para espectáculos en gira
  • Proporcionan nuevos recursos y herramientas para garantizar los procesos de creación o producción en mejores condiciones
  • Desarrollan la imagen de la cultura del país en el resto del mundo
  • Dan a conocer a la comunidad artística de tu país y, en general a la sociedad, las nuevas tendencias artísticas que se desarrollan en el mundo
  • Amplían el conocimiento y la diversidad de criterios para desarrollar el debate crítico en el país de origen
  • Permiten compartir recursos con artistas, organizaciones o sociedades que tienen acceso limitado a ellos debido a las desigualdades económicas entre países y bloques socioeconómicos

Simplemente con alguno de estos valores en la cartera vale la pena colaborar, promover, compartir o intercambiar con otras organizaciones, estructuras, artistas u operadores culturales del resto del mundo. Me pregunto ¿porqué no es una práctica habitual de las artes escénicas en España?

Anuncios

Panorama Actual Proyectos de Internacionalización

PowerPoint de la conferencia que di el miércoles 3 de Noviembre en la asamblea general de la Red Española de Teatros Alternativos.

¿Quién Definirá la Política Cultural Exterior en España?

Publicado originalmente en La Coctelera el 25-Febrero-2009

Cúpula de Barceló

Hace unos días apareció en “El País – Babelia” el artículo de Antonio Muñóz Molina titulado “Bajo la Cúpula”. Os recomiendo su lectura en http://www.elpais.com/articulo/semana/cupula/elpepucul/20081129elpbabese_6/Tes.

Aunque el tema era sobre al gasto del Ministerio de Asuntos Exteriores en la cúpula que Miquel Barceló pintó para el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra, a mi me interesó especialmente las reflexiones que hace en la segunda parte del artículo sobre el gasto del gobierno en proyección y cooperación cultural de España en el exterior. Si a estas reflexiones se le añade la batalla que estos días está librando en la prensa el Ministro de Cultura del gobierno de España Cesar Antonio Molina para coordinar toda la acción cultural que España ejerce en el exterior, vemos que se está poniendo de actualidad una política de la que se habla poco pero de vital importancia para un país que se dice la 7ª potencia mundial.

Empieza Muñóz Molina diciendo que los presupuestos de España para la proyección cultural exterior son miserables. Con la experiencia de haber dirigido el Instituto Cervantes en Nueva York confiesa que lo que el gobierno se ha gastado en la cúpula de Barceló es la misma cantidad de que disponen los 72 centros del Cervantes para programas culturales en un año. Eso sí, cuando se trata de mangoneo clientelar y exhibiciones suntuarias parece que no hay límites de presupuesto. Pues sí, miseria.

Por otra parte el Ministro de Cultura se ofrece en http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cesar/Antonio/Molina/pide/coordinar/accion/cultural/exterior/elpepucul/20081217elpepucul_3/Tes, para coordinar esta miseria en base a la prosperidad que le dará al país la venta de productos culturales al exterior. Sus palabras son la cultura española es un buen negocio. En este caso a quien hace la competencia el Ministerio de Cultura no es al de Exteriores sino al de Industria y Comercio. Con tan pobres argumentos, ¿cómo se van a hacer cargo de la proyección exterior de la cultura?

Antes que nada lo que debería hacer hecho Cesar Antonio Molina es cargarse de argumentos a la hora de reivindicar las competencias si quiere ocupar el lugar de su competidor. ¿Cual es hoy día el papel de las artes y la cultura en la cooperación internacional? ¿En un mundo globalizado qué sentido tiene la diplomacia cultural? ¿Qué pueden aportar las artes que se hacen en España al desarrollo global en el mundo? ¿Qué se puede aprender del resto del mundo? España es un país históricamente cerrado, poco permeable a las novedades artísticas y poco influyente en el mundo occidental. En Europa, los franceses, británicos, nórdicos o holandeses se encuentran a años luz de nosotros en sus políticas de proyección exterior. Salir fuera y abrir las ventanas forma parte de un ejercicio mayor de modernización que transciende el mero negocio mercantil. No se trata de dominar el mundo con nuestra cultura sino compartirla para crecer juntos en nuevas y fructíferas contaminaciones. Una política de proyección exterior debe mirar alto y lejos a la cultura y diseñarse sobre nuevos paradigmas en los que el papel de los creadores contemporáneos se encuentre en la base.

Las operaciones de márquetin como la cúpula de Barceló o la presencia catalana en la Feria de Frankfurt, en donde se destinan unos presupuestos desorbitados respecto al resto de la acción cultural exterior, no conducen a nada si no hay detrás una política bien definida y sostenible a largo plazo. Esta debe impulsar la presencia de nuestros artistas, gestores y organizaciones en la gran diversidad de proyectos internacionales por encima de las presencias institucionales del estado o de sus autonomías.

Els Valors de la Internacionalització de la Cultura

Publicado originalmente en blog en La Coctelera el 27-Octubre-2008

Article publicat al Butlletí d’informació cultural de Aportada d’Octubre-Novembre de 2008

Existeix a Catalunya un consens generalitzat als sectors culturals i a les institucions públiques de que la cultura s’ha de donar a conèixer a l’estranger. Aquest principi ben obvi, es concreta massa sovint en l’objectiu únic de promocionar i vendre els productes culturals catalans. Francament, és una llàstima que un comportament tant orientat al valor dels diners i el desenvolupament econòmic no permeti apostar pels innombrables beneficis que la projecció internacional pot proporcionar a Catalunya, als creadors, a les organitzacions culturals i, en definitiva, als ciutadans. Per desenvolupar la cultura de mercat ja ho fan molt bé els corresponents departaments de comerç, indústria o economia de les institucions o les empreses comercials.

Sense treure valor al mercat i als seus beneficis en termes econòmics, els sectors de la cultura tenen tota una sèrie de valors que els fan realment rentables en sortir a l’estranger i comunicar-se amb la resta del món. Les arts com a tals necessiten confrontar-se i barrejar-se amb la producció d’altres artistes i cultures per créixer i innovar. Als ciutadans, conèixer la cultura d’altres països els obre la ment i la necessària curiositat per, també, afrontar amb seguretat altres àmbits de la vida. En definitiva, els sectors culturals han de reinventar les seves polítiques i pràctiques tot aplicant les novetats que s’estan desenvolupant arreu.

Una política de suport a la internacionalització ha de passar per reconèixer la diversitat dels seus valors i ser coherents amb els continguts que es volen difondre. Ha de descentralitzar els mecanismes, de manera que tot artista, companyia, organització o institució sigui actiu en aquest àmbit. Ha de ser humil i curiosa amb l’entorn valoritzant el que és d’aquí i el que els de fora poden aportar per completar-la. Ha de tenir al davant persones capaces i formades per poder comunicar-se amb una altra llengua i amb gent diferent.

Sorprèn que aquesta simplicitat de principis costi tant d’adoptar per les institucions i organitzacions culturals. Tot al contrari, els pressupostos invertits en projecció internacional es gasten en oferir aparadors sobredimensionats, en donar a conèixer productes difícilment homologables, en donar suport a fires orientades exclusivament al producte amb escasses possibilitats d’obrir-se pas en una escena internacional o en nomenar persones responsables de les organitzacions culturals públiques amb greus dificultats per expressar-se més enllà de la llengua catalana. Països tant similars com Flandes o Quebec han destacat en les seves polítiques d’internacionalització, per què no Catalunya?

Hi ha un camp a recórrer en la internacionalització de la cultura que va més enllà del producte reproduït i convenientment empaquetat. Es tracta d’un món on es valoren les idees innovadores, els processos creatius, el coneixement dels uns i dels altres, i on les arts i la cultura juguen un paper principal com a transmissors de sensibilitats i comunicació de voluntats. Un món global obert a compartir espais comuns a partir del respecte a la diversitat de cultures i obres artístiques.

La Cultura Popular Toma el Parlamento de Colombia

Originalmente publicado en La Coctelera el 30-Octubre-2008

Este artículo lo publiqué en el nº 34 de primavera 2008 de Fiestacultura

El Foro Internacional de Visibilidad de la Cultura en el marco del Festival Invasión Cultural a Bosa – Bogotá

Será una experiencia difícil de olvidar la emoción que sentimos un grupo de artistas y gestores de la cultura al pasar un día entero en la sala de sesiones de la Cámara de Representantes del Congreso de Colombia para expresar nuestros puntos de vista y experiencias en torno a las artes y la cultura popular. Se trataba de que por un día la cámara baja del Congreso colombiano se transformase en eco de las voces de la gente de la cultura en lugar de los debates políticos habituales. El experimento para dar visibilidad a la cultura desde el centro mismo del poder político de Colombia se hizo realidad con el apoyo de la retransmisión televisiva en directo, para todo el país, de las siete horas ininterrumpidas que duró el debate.

En la tribuna del Parlamento de Colombia con Venus Albeiro Silva

El Foro Internacional Visibilidad de la Cultura tuvo lugar el 27 de Noviembre dirigido por el director de teatro, agitador social y Representante de la Cámara Venus Albeiro Silva -en España sería Diputado del Congreso-. Durante la sesión hablaron personas destacadas de las artes y la cultura de Colombia así como un grupo de invitados de Cataluña, Valencia, Madrid i Euskadi. En las intervenciones se pudieron oír las opiniones de gente tan reconocida como la directora del Festival Iberoamericano de Bogotá Fanny Mickey, el director de festival de Manizales, Octavio Arbalaez, o la directora del festival de Santa Marta, Patricia Moreno. También artistas como Jorge Vargas, director del mítico grupo de teatro callejero Teatro Taller de Colombia o la directora del teatro Tecal.

Samper, Gaviria y Venus Albeiro durante la Jornada

Una amplia participación de políticos dijeron la suya en la tribuna del Congreso de la República. El ex-presidente de Colombia, Ernesto Samper, explico cómo fue el proceso de creación del primer Ministerio de Cultura durante su presidencia. El presidente del Polo Democrático -el primer partido de la oposición- Carlos Gaviria explicó las líneas principales de la política cultural que llevará a cabo si gana las elecciones presidenciales. Por lo que dijo, y si lo cumple, realmente sería deseable que fuera el próximo presidente de Colombia. También estuvieron el nuevo alcalde electo de Bogotá, Samuel Moreno, también del Polo Democrático, y la ministra de cultura del gobierno actual, Paula Marcela Moreno.