El Sector de la Cultura y el Movimiento 15-M

¡ ENOJADOS ! la palabra que describe el estado emocional de miles de personas en el Estado español tiene unas causas profundamente enraizadas en el modelo de estado democrático con que nos hemos dotado desde la Transición. Multitudes de gente están saliendo a la calle estos días para reivindicar cambios en el sistema político y económico pero, en el sector de la cultura y de las artes ¿tenemos razones para estar enojados y pedir cambios del modelo? Por supuesto que sí.

El sector de la cultura tiene mucho que reivindicar e ir de la mano del movimiento 15-M

Hay muchos temas que nos tienen que hacer reflexionar únicamente leyendo el manifiesto “Democracia Real YA”. Me gustaría citar unos cuantos del sector de la cultura que para mí se encuentran en la base del movimiento social del 15-M. Por supuesto, también hay proyectos que funcionan, organizaciones e instituciones modélicas y personas realmente comprometidas y coherentes pero, estos ya lo saben y no se van a dar por aludidos al leer este texto. Sigue leyendo

Anuncios

Soluciones a la Crisis desde las Artes Escénicas (IV): La Financiación Privada de la Cultura

Los recortes de los presupuestos públicos de cultura están provocando la mayor parálisis de los sectores culturales desde los tiempos de la transición. La alta dependencia del dinero público de muchos proyectos culturales está ahogando los sectores más vitales que, desgraciadamente, actualmente tienen escasa posibilidad de obtener recursos propios fuera del manto del Estado.

El dinero para la cultura cada vez más escaso

En los momentos de la transición española, el consenso social y político alcanzado y recogido en la Constitución garantizó como responsabilidad de los poderes públicos  la tutela y promoción del acceso a la cultura. Esta tutela se concretó en un modelo de financiación directa por parte de las instituciones públicas a semejanza del ya existente desde los años 50-60 en muchos países europeos como Francia, Holanda, Bélgica o Italia. Sigue leyendo

Soluciones a la Crisis desde las Artes Escénicas (III): La Internacionalización de Artistas, Empresas y Obras

El teatro y la danza hecho en Flandes es modelo de proyección internacional

La internacionalización de la cultura y, particularmente, de las artes escénicas es el nuevo gran reto que se le plantea a las políticas culturales en la segunda década del siglo XXI. Si en 30 años se ha podido construir todo un sistema de creación, producción y difusión escénica, se han articulado los sectores en asociaciones y circuitos, se han creado infraestructuras modernas y capaces para acometer los retos culturales planteados, ahora llega el momento de proyectar y compartir todo este capital al resto del mundo. Sigue leyendo

Soluciones a la Crisis desde las Artes Escénicas (II): Nuevos Modelos de Estructuras de Gestión

NO Retalleu la Cultura

De Frederic Amat para la campaña "NO retalleu la Cultura"

En épocas de bonanza las estructuras de gestión de los creadores escénicos se amplían para abarcar y controlar directamente nuevos ámbitos de su actividad. Las administraciones públicas lo han favorecido a partir del discurso dominante que considera las artes escénicas como un sector industrial y como tal conformado por empresas culturales eficientes y, por tanto, mercantiles. Además, este ha sido un requisito inamovible para recibir ayudas públicas para compañías. El precario desarrollo de formas legales para organizaciones sin ánimo de lucro en España ha convertido la mayoría de los artistas escénicos en empresarios y al sector de las artes escénicas en un conglomerado de empresas del más puro estilo de la gestión mercantil.

Por supuesto el espacio para empresas mercantiles en el sector de las artes escénicas existe y, como tales, tienen capacidad de crear riqueza y crecimiento económico. Con todo, estas deben asociarse a la industria del espectáculo. Así, las artes escénicas en lo que se refiere a la producción requieren dos tratamientos en relación a sus formas de gestión y jurídicas, de un lado las industriales y del otro las artístico-creativas. Sigue leyendo

Soluciones a la Crisis desde las Artes Escénicas (I): Diversificar la Producción Escénica

No a los recortes de cultura

by Evru. Los recortes en cultura no ayudan a repensar el modelo de producción escénica

Los tiempos son malos para los artistas  en general y para las compañías escénicas en particular. De un lado la crisis y el recorte de presupuestos en ayuntamientos y gobiernos. Por otro, el cambio de paradigma en la producción artística a partir de la revolución tecnológica y el nuevo tipo de relaciones que ha generado. Así y todo, las artes escénicas tiene un punto a favor que asegura su subsistencia y es que en este nuevo escenario on-line se mantendrá la necesidad del intercambio artístico presencial, aunque de otra manera.

Los tiempos han cambiado y este es precisamente el momento para repensar cual es el producto final de un artista escénico, aquel con el que poder vivir dignamente y permitirle seguir trabajando, más o menos, con comodidad sin acabar sucumbiendo a la comercialidad. Sigue leyendo

A pocos días de la Feria de Teatro y Danza de Huesca

En mi tercer año de colaboración con la Feria de Huesca no puedo expresar más que satisfacción por los resultados obtenidos. La dificultad de tirar adelante en España un proyecto escénico en que se prima la innovación y la contemporaneidad por encima del populismo, la tradición y el entretenimiento más simple (siento una profunda pena por el caso de la Laboral de Gijón) permite ser optimista respecto a la fortaleza de la Feria de Huesca y su posición de cara al futuro.

Macarena Recuerda Shepherd

La decidida apuesta que los patronos de la Feria hacen por la creación escénica contemporánea y el debate en el marco de un encuentro profesional internacional está dando los frutos esperados y estoy convencido que en esta edición acabará definitivamente consolidándose. De todas maneras, hay que estar atentos ya que a nadie se le escapa las fuertes dependencias políticas del sector de la cultura en España y que se aproximan tiempos de elecciones, y por lo tanto de posibles cambios en el ecosistema político.

Compañía La Tristura

Os animo a que sigáis el enlace de la Feria para conocer la Programación Artística y de las Jornadas Profesionales. Respecto a la programación os pongo unos vídeos significativos, aunque hay muchísimo más. Las Jornadas se titulan “Tiempo de Revolución” (leer texto introductorio) y sin duda van a ser un buen espacio para reflexionar que cambios son necesarios en el sector cultural para avanzar mucho más allá, con crisis o sin crisis.

Montreal Danse

Quien se acerque a Huesca por La Feria, estoy seguro va a tener unos días de descubrimiento y de reflexión necesarios para su actividad profesional futura. A quien no pueda venir, ya le iremos dando pistas e informaciones para que no quede totalmente descolgado de las novedades artísticas y conceptuales de las artes escénicas del futuro más inmediato.

La Verdadera Función del Ministerio de Cultura

Ministra de Cultura

La Ministra de Cultura de España

Estos días hemos asistido en España a la primera revuelta en Internet contra el propósito del Ministerio de Cultura, con su ministra al frente, de mutilar los avances de la sociedad de la comunicación. La posición del Ministerio de Cultura ha sido de apoyo total a las industrias culturales aunque esto significara ir a contracorriente del propio desarrollo cultural.

Que un ministro de un estado del mundo occidental desarrollado defienda el papel de las industrias de la cultura, el ocio y el entretenimiento como vector de desarrollo económico no es extraño en sí mismo. Es la ley del capitalismo que confía en el consumo y en la mercantilización de la vida para que todo el mundo pueda vivir con un nivel de comodidad y consumo propio de las sociedades supuestamente avanzadas. Para conseguirlo, los gobiernos se han dotado de potentes instrumentos de planificación y desarrollo económico en forma de ministerios de Comercio, de Industria, de Turismo, etc. Todos orientados al desarrollo de las industrias que generan desarrollo económico.

Manifiesto. Reunión Ministerio de Cultura

Reunión en el Ministerio de Cultura. Foto: Enrique Dans

Ya que existen todos estos instrumentos, ¿para que tener uno más para el desarrollo de la industria cultural? Si la política cultural española ha de ser mayoritariamente de apoyo a la industria cultural no sería mejor que estuviese en manos del Ministerio de Industria que lleva más años y experiencia en esto. Yo mismo cuando ejercía de Ingeniero trabajé muchos años de freelance para el Departamento de Industria   de la Generalitat de Cataluña.  Mis colegas, ingenieros, economistas, eran francamente buenos. Tenían una formación impecable, hablaban idiomas, asistían habitualmente a jornadas y congresos internacionales donde mostraban una gran curiosidad para proseguir una formación que nunca terminaban. Leían revistas especializadas de todo el mundo  que les mantenían al corriente de los últimos desarrollos tecnológicos en la materia que les interesase. Con este panorama ¿por qué no dejarles a ellos también el desarrollo de las industrias de la cultura y el ocio?

Cambio de Ministros de Cultura

Los ministros cambian pero las políticas culturales en España son las mismas

La opción del Ministerio de Cultura “Industrial” sería echar el cierre y así ahorrar buenos dinerillos al erario público. Aunque, evidentemente, otra opción sería ocuparse realmente en hacer crecer la cultura y el arte y, además, hacerlos accesible a la mayoría de los ciudadanos. Para esto, ante todo, debería preocuparse  del desarrollo de la creación, de manera  que los artistas puedan desempeñar su trabajo en condiciones, buscando la calidad y la originalidad en sus propuestas. Además, hacer que esta creación llegue a la sociedad sin desvirtuarse ni banalizar el contenido en aras a una mayor facilidad de difusión. Fomentar la educación en las artes en una sociedad claramente deficitaria de ella y, de la misma manera, estimular la parte creativa que todos tenemos, compartiendo los contenidos, las obras, los hallazgos. En definitiva, dedicarse a la cultura del futuro en donde las redes sociales, la circulación del conocimiento y la participación sean libres y accesibles para todos.