El Sector Cultural Agoniza

Hace más de dos años publiqué en mi antiguo blog en “La Coctelera” el artículo “un New Deal cultural para superar la crisis”. En aquel tiempo era optimista y defendí que el sector público cogiera el toro por los cuernos para abordar la crisis que empezaba a asomar. Pedía que se hicieran las reformas e inversiones necesarias para que la crisis no impactase en el sector cultural y, además, que este fuera motor de un nuevo sistema económico y social. Las comparaciones en aquel momento eran obvias con el “New Deal de la cultura” de Franklin Roosevelt para salir de la crisis del 29 en Estados Unidos.

Ministra de Cultura

¿Piensa la Ministra de Cultura en algo mas que en su querida ley Sinde?

Desgraciadamente está sucediendo todo lo contrario y, de apostar por un aumento de la inversión pública, se ha pasado a toda una serie de recortes generalizados en todas las administraciones públicas que, simplemente, están provocando la muerte del sector cultural. Y esto pasa en toda Europa, con el Reino Unido y Holanda a la cabeza. Los recortes de presupuestos públicos al sector cultural están provocando un empobrecimiento de las estructuras culturales y la desaparición de un tejido, el más débil (aunque probablemente el más creativo y necesario)  que ha costado mucho tiempo en crear y que no se va a recuperar en muchos años. Sigue leyendo

La Falsa Alternativa Entre Público y Privado en el Sector de la Cultura

La gestión de la cultura, o mejor dicho, la gestión de las artes, tiene aspectos semejantes a otros sectores mercantiles o industriales. Así, se hace totalmente necesario aplicar a la cultura las técnicas de gestión desarrollados en estos sectores. Sin duda una mayor profesionalización y eficiencia de gestión requiere conocer las mejores técnicas y utilizarlas en los casos más convenientes.

ONGS

Organizaciones sin ánimo de lucro de la sociedad civil para el bien común

Por otro lado, los sectores culturales también mantienen muchas semejanzas con sectores ya no orientados a la producción y venta lucrativa de productos y servicios sino a hacer la vida de las personas, digamos, más felices. En este campo también hay un gran desarrollo de técnicas de gestión aplicadas a las organizaciones privadas sin ánimo de lucro cuyas misiones son el bien común y no la creación específica de riqueza. En el sector de la cultura de España, las organizaciones sin ánimo de lucro están poco desarrolladas, a diferencia de otros sectores como el de las ONGS o de otros países principalmente de cultura anglosajona. Sigue leyendo

Evaluación efectiva de proyectos y organizaciones culturales a partir de la confrontación con expertos internacionales. El caso de la Red de Teatros Públicos

Esta semana se ha echado el cierre que le correspondía  a uno de las actividades más agradecidas que he estado trabajando en los últimos cuatro años. Se trata de un proyecto de formación de la Red de Teatros Públicos de España llamado “Gestión de Espacios Escénicos Internacionales”. Después de tres años viajando en grupo por Europa para conocer los espacios escénicos y las políticas de gestión de sus responsables, el broche final ha sido una profunda evaluación de los miembros de la Red de Teatros sobre su actividad y su futuro. Esta se ha desarrollado durante dos días a partir de, y con la ayuda, de las experiencias de estos teatros y de sus responsables.

Participantes - Foto de Familia

Participantes del Encuentro

El modelo de trabajo utilizado en las jornadas “Encuentro Internacional: ¿Hacia Dónde va la Gestión de Espacios Escénicos Públicos?” no es nuevo, aunque en el sector de la cultura en España no es corriente su utilización. Se trataba de evaluar el funcionamiento de los teatros públicos de España a partir de contraponerlos con otros modelos y prácticas internacionales. En cierta manera, lo realizado es lo que se conoce como “evaluación por los pares o colegas internacionales” (international peer assessment o review”). En el programa del Encuentro se puede leer más sobre la metodología utilizada y los temas abordados, así como los colegas (peers) internacionales y nacionales invitados. Sigue leyendo

Para las relaciones internacionales en las artes escénicas: modificar actitudes e introducir una nueva cultura de la gestión

El planteamiento de estrategias para la internacionalización requiere de personas y organizaciones que muestren actitudes abiertas y positivas. Sin este requisito poco se puede hacer para implementar nuevas políticas ya que, en el caso de la colaboración internacional en las artes escénicas, se arrastran siglos de aislamiento y desconfianza hacia lo que viene de afuera.

A continuación se muestran una serie de recomendaciones para cambiar actitudes en individuos e introducir en las organizaciones una nueva cultura de la gestión. Estas pretenden desarrollar niveles de motivación adecuados para trabajar en colaboración con personas y organizaciones de otros países y culturas.

Modificar actitudes individuales

  1. Hay que comprender que una actitud abierta y curiosa es parte inherente del desarrollo de la cultura y las artes. Querer conocer las obras y las gentes de fuera del entorno local materializa esta actitud abierta y curiosa
  2. Las colaboraciones, el trabajo en red, los contactos, se edifican a partir del mutuo conocimiento. La persona que acosa a otra con información y pretendiendo únicamente vender, a la larga no sale beneficiada. Hay que ser honesto y admitir errores y defectos del producto que se pretende colocar
  3. No esperar ser siempre la persona beneficiada. Hay que comprender que se recibe siempre cuando algo se da. No hay beneficio sino intercambio beneficioso por ambas partes
  4. Salir con la intención de aprender. Una actitud receptiva da más frutos que una actitud impositiva
  5. Estudiar inglés es un incentivo añadido a la búsqueda de internacionalización. En todo caso, que la falta de dominio de idiomas no frene la apertura internacional. Ante la carencia de idiomas hay que contratar gente que hable inglés y delegar la actividad internacional o viajar acompañado por gente con capacidad de traducir

Desarrollar una nueva cultura de gestión

  1. Aprender a compartir, incluso con otras organizaciones consideradas como competencia. Yendo juntos se obtienen resultados más rápidos y rentables que caminando separados
  2. Desarrollar nuevos modelos de organización de empresas favoreciendo para la internacionalización los clústeres de empresas. Encargar la difusión exterior a profesionales expertos
  3. Si es necesario, externalizar la distribución y difusión internacional. Caso de buscar objetivos geográficos concretos, contratar empresas de distribución internacional, expertas en las áreas geográficas donde se quiere incidir
  4. Desarrollar sistemas de gestión ligeros, móviles y flexibles, que puedan trabajar en diferentes espacios y adaptarse con rapidez a diferentes tipos de proyectos
  5. Aceptar la movilidad y la creación itinerante en diferentes centro de creación como una condición inherente a la internacionalización

Valores de la Internacionalización de las Artes Escénicas

Esta son las razones por las que es necesario para las compañías, artistas, operadores culturales, estructuras e instituciones públicas vinculadas a las artes escénicas dar prioridad a las relaciones internacionales.

  • Favorecen el desarrollo profesional de artistas y operadores culturales
  • Permiten descubrir los nuevos desarrollos artísticos en el mundo
  • Desarrollan los trabajos y las prácticas artísticas propias a partir de confrontarlas con otras realidades sociales, artísticas y culturales
  • Ayudan a obtener nuevas fuentes de ingresos y trabajo para artistas y compañías
  • Complementan la agenda de representaciones locales para espectáculos en gira
  • Proporcionan nuevos recursos y herramientas para garantizar los procesos de creación o producción en mejores condiciones
  • Desarrollan la imagen de la cultura del país en el resto del mundo
  • Dan a conocer a la comunidad artística de tu país y, en general a la sociedad, las nuevas tendencias artísticas que se desarrollan en el mundo
  • Amplían el conocimiento y la diversidad de criterios para desarrollar el debate crítico en el país de origen
  • Permiten compartir recursos con artistas, organizaciones o sociedades que tienen acceso limitado a ellos debido a las desigualdades económicas entre países y bloques socioeconómicos

Simplemente con alguno de estos valores en la cartera vale la pena colaborar, promover, compartir o intercambiar con otras organizaciones, estructuras, artistas u operadores culturales del resto del mundo. Me pregunto ¿porqué no es una práctica habitual de las artes escénicas en España?

Vicisitudes de un Consultor Cultural Nómada en el Meeting del IETM de Berlin Afectado por las Cenizas Volcánicas

Aunque ya hacía tiempo que no participaba en un meeting plenario del  IETM (International European Theare Meeting), mi fe en estos encuentros europeos no había decaído. La ocasión de Berlin no era para perdérsela.

radialsystem

Radialsystem. Espacio principal del meeting

A Berlin y a sus teatros le dediqué una parte de mi actividad profesional de 2008. Como resultado salió un magnífico viaje de formación que disfrutaron una treintena de miembros de la Red Española de Teatros. También escribí un documento que describía de manera bastante amplia el modelo alemán de artes escénicas y los principales espacios escénicos de Berlín.

Sesión Open Camp

En Berlin se ensayó un nuevo sistema de dicusión "Open Camp"

Por su parte, IETM ha sido en mi carrera profesional un referente sólido, en donde he aprendido sobre la diversidad de modelos de gestión de las artes escénicas, he visto mucho teatro y danza, he conocido muchísima gente de todas las partes del mundo y he compartido trabajo “real” con fabulosos gestores y artistas de toda Europa. Mi trabajo “real” consistió en la participación en el Consejo de Administración y, posteriormente, en el Comité Ejecutiva (ExCom) donde fui Tesorero. También organicé el meeting plenario de Barcelona en el 99 (The Last Meeting of the Millenium).

Temas de debate

A la busqueda de un tema del que hablar

Con este background a mis espaldas no podía permitirme el lujo de faltar a la cita de Berlin. Lo que nadie podía prever es que un meeting que normalmente dura cuatro días se haya ampliado hasta ocho. Las caprichosas cenizas volcánicas en su vuelo sobre Europa me han permitido (¿obligado?) a profundizar, si cabe más, en la realidad escénica, y no escénica de Berlín.

Para quien no conozca el modelo de meetings de IETM debo señalar que estos están organizados en base a unas mesas, en donde se discuten en grupos, temas diversos sobre la situación, gestión y política de las artes escénicas. Además por la tarde y noche se pueden ver trabajos escénicos de artistas y compañías de la ciudad o país en donde tiene lugar el meeting. Son días de no parar, hablando con unos y  otros y viendo un montón de espectáculos. Lo peor es que este hablar desaforado es en inglés y francés lo que provoca un estrés francamente elevado. De todas maneras, el esfuerzo es poco cuando reconoces los beneficios.

Con las cenizas llegó la alarma

Pero esta vez las cenizas volcánicas fueron las grandes protagonistas. En principio iba a ser un meeting record de asistencia. Berlin y el atractivo del “Plan C” (este era el tema principal del encuentro. No explico su significado porque se haría muy largo pero en la web de IETM se encuentra toda la información) indujo a 700 personas a inscribirse. Las cenizas que empezaron a hacerse notar el jueves a la tarde, día del inicio, hizo que unas 250 personas no pudieran llegar.

Aunque lo más emocionante fue el final. A partir del sábado ya era claro que los cielos de Europa estaban cerrados completamente y el domingo teníamos que volver. La alarma y los nervios se apoderaron de todo el mundo. Los más fervorosos defensores de la innovación (que los hay muchos en el IETM) empezaron a abogar por soluciones “creativas”, aunque en estos momentos la mayor parte de la “creatividad” vendría de la ayuda que se pudiera obtener.

Los británicos, suecos y finlandeses  fueron los más activos y eficientes para encontrar soluciones rápidas. Sobre todo los británicos se pusieron, de la mano del British Council, a gestionar el alquiler de un autocar con el cual el domingo a la tarde ya estaban todos rumbo al Eurotunel. Suecos y finlandeses también alquilaron autocares para salir pitando. Los poquitos del sur que participamos en estos encuentros nos quedamos mirando impávidos como se organizaban los europeos y buscando por todas partes las pocas soluciones a las que podíamos acceder.

Yo me he quedado cuatro días más en Berlín a la espera que se normalizase el tráfico aéreo. Ahora escribo estas líneas desde el aeropuerto de Múnich donde, después de dos cancelaciones de vuelos, he podido llegar en el cuarto día de destierro. Felizmente tengo la tarjeta de embarque OK para tomar un vuelo a Barcelona, fin de trayecto.

La experiencia, entre muchas más cosas que voy a ir digiriendo con el tiempo, me ha permitido confirmar la eficiencia de mi estructura profesional nómada. Con mi portátil a punto y una buena conexión Internet en el hotel, he seguido trabajando y en contacto como si estuviera en Barcelona. Aunque tuve que cancelar, sin problemas, un par de reuniones de cierta importancia, la maquinaria ha funcionado perfectamente. De esta manera, puedo seguir reafirmándome en el valor de las estructuras de trabajo pequeñas, ligeras, autónomas y nómadas, y su eficiencia, bajo coste y disponibilidad incluso en situaciones de emergencia.

Aeropuerto de Múnich 21 de abril de 2010.

Los Miedos de Escenium

“Escenium”, el foro de las artes escénicas de España, celebró su última edición la semana pasada en Bilbao. Fuimos muchos, más que nunca, los profesionales de las artes escénicas que nos desplazamos para asistir a este encuentro que año tras año reúne la flor y nata de la gestión de los teatros, las compañías y los productores. Este año el tema principal a partir del que se desarrollaron todas las conferencias fue “los públicos de las artes escénicas”.

Donde se hacen los contactos

Los pasillos de Escenium

Es todo un éxito, y personalmente una gran alegría, llegar a reunir 600 profesionales de las artes escénicas para hablar de los temas que nos afectan. El encuentro en los pasillos, comidas o, incluso, las copas nocturnas son necesarios para poner al día nuestros contactos. En esto “Escenium” ha cumplido con un sobresaliente su papel.

A pesar de todo me marché de Bilbao decepcionado por lo que pude ver y oír en la sala de conferencias. Un sentimiento que me indujo la pregunta ¿de qué tiene miedo “Escenium”? y a continuación, ya que “Escenium” no es más que un síntoma de una enfermedad mayor ¿de qué tienen miedo las artes escénicas de este país?

¿Tiene miedo de ir a la raíz de los hechos? Pues así me lo pareció. Las sesiones consistían en larguísimas presentaciones de información técnica sin apenas contenido teórico. Un monumento a la tecnocracia que antepone la regla de cálculo por encima del pensamiento profundo y complejo, que antepone las teorías economicistas a una reflexión política de amplio alcance (en justicia debo salvar algunas presentaciones de experiencias ejemplares en la sequía de novedades).

Desde arriba no se ve el público

¿Tiene miedo del debate? Pues, también me lo pareció. ¿Por qué sino esas largas mesas en lo alto de un enorme escenario tipo “politburó soviético”? Una disposición que no sirve más que para proteger a los ponentes del público. Esto, unido a la ausencia de debate, al no permitirse la participación directa del público en las sesiones, me hizo pensar que quizás la ausencia de público en los teatros guarda una estrecha relación con esta falta de comunicación.

En definitiva ¿tiene miedo a los artistas? Si por un lado no permitían la participación del público, por el otro la voz de los artistas también estuvo enmudecida, ya que no creo recordar que se hubiera invitado a hablar a ninguno. A mi entender los artistas son el 50% del problema y hay que contar con ellos para resolverlo.

Tres miedos que me hacen pensar sobre sí hay verdad detrás de “Escenium”, si hay verdad detrás de los organizadores, o es simplemente una máscara (eso sí, teatral) para perpetuar un modelo de artes escénicas, de gestión cultural y de unos teatros del pasado a los cuales no quieren, ni por asomo, modernizar.