Manifiesto MACC (Mercado Atlántico de Creación Contemporánea)

Publicado originalmente en La Coctelera el 6-Mayo-2009

Después de todo el proceso de conceptualización, diseño y, la semana pasada, realización del MACC, ha quedado este magnífico manifiesto. Ha valido la pena las energías invertidas para llegar a sintetizar en estas líneas las inquietudes de artistas y profesionales de la cultura ante el papel de las artes y la creación artística en el mundo que se avecina.

Momentos del MACC

Manifiesto MACC

1. Somos una comunidad de creadores que, desde macc, concibe la creación contemporánea como un ejercicio radicalmente distinto al del pasado y que nos exige nuevas responsabilidades artísticas y sociales.

2. La creación contemporánea no gira, como en las prácticas convencionales, alrededor del producto sino del proceso. La creación nos enfrenta más a un trayecto que a un resultado, más a un procedimiento que a una meta. En el arte y la cultura de comienzos del siglo XXI más que las obras o las piezas, importan las experiencias, los caminos. Más que el qué, el cómo.

3. Ya no es significativa la disciplina que el creador practica, sino su actitud ante el proceso de creación. Da igual que sean las artes plásticas, el diseño audiovisual, la música, la arquitectura, las artes escénicas o la literatura; da igual que uno sea artista o artesano; que cree productos o propicie vivencias. Lo que importa es la actitud con que lo haga. Hoy, creador es quien hace pan o quien lo lanza al público en una perfomance. O ninguno de los dos.

4. La creación no es sólo el ejercicio individual del artista sino el talento colectivo de los grupos. Antes se entendía que el proceso creativo se limitaba a la acción del artista. Ahora sabemos que en ese proceso intervienen otros actores sin los cuales no hay creación. Porque el creador ya no está sólo frente a la obra. Su trabajo depende también del trabajo de los otros. No hay creación contemporánea si no admitimos esa interdisciplinariedad.

Momentos del MACC

5. El reconocimiento de lo colectivo, del carácter colaborativo de los procesos creativos, nos obliga, incluso, a revisar el concepto de autoría, el concepto de propiedad intelectual. Lo contemporáneo ha difuminado las fronteras entre el autor y el usuario, entre la creación y la función de lo creado.

6. La creación contemporánea no entiende de especialidades. En nosotros se hace evidente que el mestizaje y la diversidad es el argumento principal de la vida. La hibridación es consustancial a las nuevas tendencias creativas. Ni siquiera hay creadores para la cultura, sino desde la cultura.

7. El proceso artístico no es sólo estético sino ético. Para superar las crisis, como ésta que ahora nos preocupa, es necesario figurarnos lo que no existe. Y los creadores, acostumbrados a la imaginación, reclamamos nuestro papel como imaginadores del futuro. El creador tiene una responsabilidad ante los tiempos, aunque sea sólo la responsabilidad del presentimiento, de la visión que niega la evidencia. Porque si las certezas repiten modelos conocidos; los presentimientos, en cambio, proporcionan nuevas posibilidades.

8. macc ni es ni quiere ser un exhibidor de artistas; sino un exhibidor de procesos creativos. Con esa voluntad, y con la de seguir siendo punto de encuentro, proclamamos nuestra voluntad de seguir encontrándonos aquí o en cualquier otro sitio del Atlántico.

Anuncios

La Creatividad se va de Compras

Publicado originalmente en La Coctelera el 2-Diciembre-2008

¿Qué cara tiene la creatividad? ¿Cómo se reconoce? ¿Cómo se distribuye? ¿Se compra a kilos, a metros o en sacos de 50? Estas preguntas (bien, más o menos estas preguntas) te las encuentras a menudo formuladas por personas de rango y formalidad. En realidad, se ofrecen a ayudarte a sacar el máximo rendimiento a un intangible que de por si tiene difícil medición y clasificación. Te dicen “es que si no utilizas las técnicas de márquetin modernas nadie se va a enterar de que la creatividad existe” y, también, “la innovación hay que venderla”. Pues, nada, a medir, clasificar y ordenar.

En esto nos hemos puesto a pensar un grupo de colegas bajo la batuta de Manel Montañes. En un principio, a descubrir como la creatividad y la innovación de los artistas puede ser ofrecida a los diferentes sectores culturales, sociales y económicos para que hagan uso de ella. En segundo lugar a crear una plataforma de contacto entre gentes que tienen grandes ideas innovadoras y otras que necesitan de estas ideas para desarrollar su propio proyecto. Unos y otros se complementan y nuestra labor va a ser ponerlos en contacto.

En este proceso ha nacido el “MACC – Mercado Atlántico de Creación Contemporánea” con el objetivo de crear un punto de encuentro físico de las personas que hacen de la innovación artística una necesidad para su supervivencia. Pasito a pasito el MACC se ha ido desarrollando y ahora ya tiene fecha y lugar de realización: va a ser en el Auditorio de Santa Cruz de Tenerife del 23 al 25 de Abril de 2009. Quien tenga una idea o quiera recoger un torrente de ellas ya se puede inscribir en la web del MACC.

Para ilustrar, dos magníficos vídeos que muestran el poder de la cultura en el desarrollo de la sociedad de la innovación.

El primero lo ha realizado Àngel Mestres de Trànsit Projectes con voluntad de definir cómo ha de ser la cultura del futuro y el papel de la innovación en este futuro.

El segundo vídeo es un buen ejemplo de cómo la gran empresa multinacional BMW aprovecha los conceptos de clases creativas definidos por Richard Florida para vender coches: BMWs most successful ad campaign based on the Creative Class